¿Cómo hemos cambiado?

¿Alguna vez os habéis parado a pensar cuánto hemos cambiado?

En muy pocos años el mundo de los viajes ha cambiado por completo. De los grandes viajes en barco que duraban meses a los viajes relámpago de fin de semana.

Si bien es cierto que la ilusión por viajar, por conocer nuevos destinos o por repetir alguno que tenemos grabado en nuestra retina, ha sido y sigue siendo uno de los mayores placeres para muchos de nosotros.

Y nuestros equipajes ¿Cómo han cambiado?

Seguro que alguna vez vuestra pareja os ha dicho: ” Tu maleta parece el baúl de la Piquer” y sabes que tiene más razón que un santo. Aunque seguro que olvidas algún artículo indispensable de verdad.

Efectivamente, así empezaron siendo los equipajes de aquellos afortunados que tenían bienes materiales para llevar consigo en sus viajes. Grandes e inmensos baúles llenos de imponentes trajes de época, las mejores galas y joyas que lucían las divas de principios de siglo.

Para el resto de los mortales un hatillo o en el mejor de los casos una “maletita ” pequeña, era suficiente para llevar alguna foto, junto con alguna muda y alguna carta de amor de la que era imposible desprenderse.  Las distancias eran mucho mayores y había que cargar con las pertenencias encima durante muchos kilómetros.

Mención a parte merecen los sombreros de la época, tan importantes en el día a día.  Y como no, también tenían que viajar con sus propietarios.

Sin duda, los viajes eran mucho más largos que ahora, duraban meses e incluso años. Y las maletas mucho más pequeñas.  Pensando en esto  merece la pena preguntarse ¿Realmente es necesario todo lo que llevamos con nosotros en nuestros viajes?

Con el paso del tiempo los viajes están más al alcance de todo el mundo, se viaja muchísimo más. Y  las maletas se han ido adaptando a nuestras necesidades, en primer lugar hemos de darle las gracias al inventor de las maletas con ruedas.

¿Qué haríamos hoy sin las benditas ruedas? Muchos de nosotros desfallecer antes de llegar a la estación de turno o a la puerta de embarque correspondiente.

Puestos a dar las gracias, también al que invento los compartimentos con cremallera, los tiradores extensibles, las rígidas, los candados con esas combinaciones que siempre olvidamos y mención a parte para el inventor del neceser con espejo, que merece un monumento.

Las compañias low cost llegaron para salvarnos, con sus restrictivas políticas de peso y de tamaño, han conseguido lo impensable, que metamos en una trolley de cabina diminuta todo lo indispensable, hasta el bolso.

Cuanto nos gusta cuando llegan a nuestros hoteles los más pequeños de la casa con sus maletitas, están para comérselos.

Viajes con la maleta que viajes cárgala de ilusión, de alegría y de ganas de descubrir lugares nuevos.

Vengas con la maleta que vengas, en Zenit Hoteles te esperamos con los brazos abiertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *