Como llevarte bien con tu compañero de viaje. 4 Tips.

Como llevarte bien con tu compañero de viaje

Viajar con un compañero puede hacer que todo sea más fácil: tienes a alguien que vigila las bolsas mientras compras, hay un segundo cerebro para planificar y darse cuenta de lo que al otro se le escapa, y siempre tienes a tu compañero de viaje con quien compartir tus alegrías, triunfos y ansiedades.

Pero, viajar con otra persona, ya sea tu único amor verdadero, tu mejor amigo de la escuela primaria o tu hermana gemela, será un gran desafío, quizás EL mayor, del viaje.

Cada compañero de viaje necesita su espacio.

Incluso si has vivido con alguien durante décadas y lo conoces tan bien como te conoces a ti mismo, hacer un viaje largo con el revelará todo tipo de nuevas flaquezas, tics y rasgos que nunca sabías que existían (o que de alguna manera habías logrado ignorar). Para decirlo sin rodeos, tu compañero de viaje te irritara de formas nuevas y emocionantes cada día.

Cuando estás en casa, es fácil escapar de estas irritaciones yendo al trabajo, visitando tiendas o escondiéndote en el sótano. En un viaje, puedes sentirse como si estuvieras atrapado en una exposición constante, sin ningún lugar para correr o ningún lugar donde esconderse.

No tiene que ser así.

Comunicate. 

Si necesitas algo de espacio para tí o un tiempo de inactividad, díselo a tu compañero de viaje. A uno de vosotros le puede resultar difícil hacerlo, darle al otro espacio o tiempo. No es necesariamente porque no quieran dejarte tranquilo o tranquila, sino porque no quieren perderse tus aventuras. Sin embargo, después de un poco de práctica para tener tu propio tiempo en el viaje, esto será más fácil.

No hay nada de malo en que uno de vosotros vaya al museo mientras el otro vaya de compras, o que uno de vosotros se eche la siesta mientras el otro visita los bares locales. Probablemente no se perderá nada que sea imprescindible, y las experiencias separadas os darán algo nuevo para discutir durante la cena.

Si  te es imposible aislarte, como en un largo viaje en tren o en un aeropuerto, conecta tus auriculares y escucha música o una emisora agradable por un tiempo. A menudo aprovechamos el acceso gratuito a Internet en los cafés para perdernos en nuestros respectivos proyectos y simplemente ignorarnos unos a otros.

Puede parecer antisocial y puede parecer grosero para quienes te rodean, pero es una de las mejores maneras de relajar tu cansado cerebro y hacer que aprecies la compañía de tu compañero de viaje un poco más tarde.

Ponte de vez en cuando, en el lugar de tu compañero de viaje.

Las personas en los viajes, asumen ciertos roles dentro del grupo. Por lo general, hay una persona que realiza la mayor parte de la planificación, eligiendo destinos y lugares de interés, mientras que la otra acepta agradablemente el viaje. Esto puede funcionar para un viaje corto, pero después de algunas semanas, ambos pueden comenzar a sentir que algo no va bien.

Si tu eres el planificador, puedes encontrar que estás gastando toda tu energía haciendo cosas para ambos: organizar billetes, reservar hoteles, leer guías. Si eres complaciente, puedes sentir que tu lo haces todo y tu compañero de viaje se deja querer.

Intenta una pequeña inversión de roles. Compañero de viaje planificador, muerde tu lengua cuando tu pareja sugiera un destino. Seguir a tu pareja durante un tiempo te permitirá relajarte y disfrutar del paisaje. 

Si algo te molesta de tu compañero de viaje, superalo.

Viajar aumenta las emociones y magnifica las experiencias. Por eso nos encanta. También es la razón por la que un pequeño mal gesto, una palabra cortante o un acto egoísta pueden parecer mucho peores en el camino. Los pequeños enfados tenderán a suceder más a menudo porque ambos estareis cansados, hambrientos e irritables más a menudo, y con frecuencia al mismo tiempo.

En el camino, minutos después de una discusión, es probable que tengáis que trabajar en conjunto para interpretar el mapa, tomar una decisión de ir a comer o que hotel elegir. Estar enojado con tu pareja puede llevarte a decisiones estúpidas, pérdida de tiempo o algo peor.

¿La solución? Simplemente superarlo. ¿Dijo tu compañero de viaje algo grosero? Sólo encógete de hombros. ¿Se llevó tu compañero el último trozo de chocolate sin ofrecértelo? no pasa nada. ¿está siendo un idiota? Superalo. Respira hondo, cuenta hasta diez, mantén la calma. No enfadarte por tonterías es un gran negocio.

El ser tolerante de vez en cuando con tu compañero de viaje, hará que pases menos tiempo discutiendo y más tiempo disfrutando de tu viaje.

No te olvides del cariño con tu compañero de viaje.

Cuando estás cansado y en el camino, puedes llegar a sentir que solo tienes suficiente energía para satisfacer tus propias necesidades. Si ambos haceis esto, es fácil caer en el aislamiento durante el viaje; aunque estéis viajando juntos, no estáis realmente comunicándoos sobre lo que experimentais. De hecho, podéis terminar sintiéndoos más desconectado el uno del otro, porque simplemente no hay nada que compartir.

También puedes terminar sintiéndote ignorado por tu compañero de viaje, porque el cariño al que estás acostumbrado al llegar a casa no lo estás teniendo ahora que estás en la carretera.

Incluso si está agotado o con prisa, ahorra un poco de tiempo y energía para mostrarle a su pareja algo de amabilidad o afecto. Un pequeño cumplido, un pequeño beso o un abrazo ayudarán en gran medida a reparar el daño causado por las disputas de ayer con tu compañero de viaje. También os recordará a los dos por qué se eligieron para viajar.

No podrás evitar todas las discusiones y disputas mientras viajas, y no sería bueno para tu salud mental intentarlo. Pero con un poco de práctica, puedes borrar la mayoría de las disputas y el resentimiento innecesarios, y realmente disfrutar de tu compañero de viaje día tras día tras día tras día …

Quizás también te interese

¡Suscribete a nuestro blog y sigue al día las últimas novedades!

Acepta la política de privacidad, más detalles aquí.