La Rioja una escapada perfecta, lejos del turismo de masas

¿Te encantan los hermosos paisajes, las ciudades medievales, los excelentes vinos, los guisos ancestrales, los Dinosaurios o el diseño moderno y llamativo?. La Rioja es mucho más que vino (que ya es mucho, si hablamos de uno de los mejores vinos del mundo), a menudo comparada con la Toscana Italiana, pero con la enorme ventaja, de no tener un turismo masificado. La Rioja tiene una personalidad propia que no te puedes perder. ¡Acompañamos a La Rioja una escapada perfecta!

 

Logroño, punto de partida. (La Rioja una escapada perfecta)

A orillas del río Ebro descansa esta ciudad que ha sido, históricamente, un lugar de paso y cruce de caminos  (como el Camino de Santiago)  y fronteras. A los arcos de la calle Portales se asoman los edificios más importantes de la ciudad, como el Parlamento de la Rioja, el Museo de La Rioja, la concatedral de Santa María la Redonda y el palacio de los Chapiteles.

 

De Pinchos por la Calle Laurel. Conocida como la Senda de los Elefantes (quien se atreve con ella puede salir trompa y a 4 patas)

El epicentro del chiquiteo logroñés es esta calle del casco antiguo repleta de bares y tascas (callelaurel.org), pero también la de San Juan, San Agustín, Albornoz y Capitán Gallarza, donde beber un chiquito de Rioja y degustar un pimiento relleno de bacalao, un bocatín de rabo de toro o una tapa de caracoles. Torres Laurel (San Juan, 31), El Rincón de Alberto (San Agustín, 3) o El Mesón del Abuelo (Laurel, 12) o Letras de Laurel (Laurel, 22) son algunas buenas referencias.

 

La catedral gótica de Santa María de la Redonda (Miguel Ángel en Logroño)

Ubicada en la calle Portales. Fue designado Patrimonio de la Humanidad en 1931. En el deambulatorio situado tras el retablo mayor de la concatedral de Santa María de la Redonda hay un pequeño cuadro en el que se representa la Crucifixión de Cristo. Podría pasar inadvertido si no fuera porque se le atribuye al genial artista italiano Miguel Ángel

 

Haz un mini tramo del Camino de Santiago (dentro de Logroño)

Siéntete como un peregrino y haz este tramo del famoso  Camino de Santiago, que atraviesa el casco antiguo. Desde el puente de Piedra que cruza el Ebro, podemos recorrer sus huellas como peregrinos, mientras descubrimos el pasado de la ciudad. El itinerario atraviesa la calle Ruavieja, la plaza de Santiago y la calle Barriocepo hasta salir por el Arco del Revellín, el único resto conservado de la muralla medieval que rodeaba la ciudad. 

Nuestro Hotel recomendado en Logroño:

Hotel Zenit Logroño***

 

La Ruta del Vino (La Rioja una escapada perfecta)

 

Laguardia antigüedad y modernidad

Este pequeño pueblo en la cima de una colina solía ser una fortaleza totalmente amurallada fundada en el siglo X. Paseando por las pequeñas calles pintorescas (y en gran parte libres de automóviles), esto se hace evidente desde cualquier ángulo. Gracias a la posición elevada de la ciudad, espera algunas de las vistas más impresionantes sobre los viñedos y las cadenas montañosas circundantes. Para obtener mejores vistas de la zona, tendrá que escalar la Torre Abacial (la torre del abad), que data del siglo XII y solía ser parte de un monasterio. 

 

Mientras estés allí, no puedes perderte la Iglesia de Santa María de los Reyes con su hermosa puerta gótica que data de finales del siglo XIV. Otra atracción de Laguardia es el reloj animado sentado encima del ayuntamiento en la plaza principal. El reloj presenta figuras danzantes con trajes tradicionales vascos y se presenta seis veces al día (a las 12 p.m., 1 p.m., 2 p.m., 5 p.m., 8 p.m. y 10 p.m.).

 

Las onduladas líneas de metal de la bodega Ysios hacen eco de su fondo de sierra. Bodega integrada en un entorno natural, única en el mundo diseñada por el arquitecto Santiago Calatrava. ; El cercano Marqués de Riscal tiene un extravagante centro de visitantes y un hotel diseñado por Frank Gehry. 

 

Las cintas de titanio recuerdan su Museo Guggenheim en Bilbao mientras reflejan los tonos terrosos y vinosos de la región.

 

Briones 

En toda la Rioja, los proyectos ambiciosos han tenido resultados sorprendentes. Los museos del vino pueden ser asuntos impredecibles, pero el esfuerzo impresionante de Dinastía Vivanco en Briones es lo suficientemente ecléctico como para mantener las cosas interesantes y lo suficientemente profundas para satisfacer a cualquier aficionado.

 

Pero no solo nos ofrece el Museo Vivanco de la Cultura del Vino, sino que posee otros lugares y actividades de interés. La fortaleza, el palacio del Marqués de San Nicolás y la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (siglo XVI) se encuentran entre los destacados.

 

Haro

El museo en el cercano Haro es más espartano, pero aclara sus hechos. El antiguo y noble centro de Haro tiene bodegas a poca distancia y tabernas donde unas alubias riojanas y una botella de Rioja os dejan completamente satisfechos. La bodega de Muga es sin vergüenza la que hizo el abuelo y es muy curiosa de visitar, con la fabricación de barriles y la separación manual de la clara de huevo (para filtrar las impurezas) todavía en curso.

 

Una visita por Haro no quedaría completa sin tapear por La Herradura, si no te acercas a conocer el puente de Briñas y también a la Ermita de San Felices.

No te pierdas cada año el 29  de junio en la localidad de Haro tiene lugar la batalla del vino a la hora del almuerzo, ¡cuando todos comienzan a cubrirse de vino tinto! ¡Sin duda es un espectáculo para la vista!

 

San Millán de la Cogolla: Monasterios de Suso y Yuso (La Rioja una escapada perfecta)

Probablemente, uno de lo lugares más populares que ver en La Rioja y punto indiscutible de peregrinación turística. Los monasterios de Suso y Yuso, ambos Patrimonio Mundial por la Unesco, son considerados la cuna de la lengua castellana. Y es que, en su interior, se escribieron las llamadas Glosas Emilianenses. Un documento datado en el siglo X que contiene las primeras anotaciones escritas en castellano. Más allá de su importancia histórica, el conjunto monástico es una maravilla arquitectónica.

La ruta del Río Iregua (La Rioja una escapada perfecta)

Dirección a Soria por la N-111, seguimos el curso del Río Iregua, río truchero que asciende hasta las montañas de la Sierra de Cameros y La Cebollera, y que va dejando un reguero de pueblos y paisajes idílicos

 

Viguera

Viguera y sus alrededores recogen historia, arte y naturaleza que no dejara de sorprendernos. Parajes desconocidos e insólitos como “El barranco de los infiernos”, una ruta entre rocas. “Peña Puerta”, con la pared mas alta de La Rioja, nos muestra un paisaje majestuoso. En cuanto al Arte, Viguera cuenta con tres puentes Romanos y una vía romana por la que realizar una ruta y adentrarse en el paisaje y la historia del lugar. Además de varias Ermitas, de las cuales destacar la Ermita de San Esteban. Que data del siglo X, siendo una construcción pre-románica. La Ermita de San Marcos que en su entorno se celebra la famosa romería de San Marcos el 25 de Abril. No te pierdas las impresionantes vistas desde el mirador de Peñueco.

 

Ortigosa de Cameros

Es un pueblo que lo tiene todo: una localización espectacular, casas de piedra apiñadas en calles estrechas, iglesias, puentes,  un cercano pantano donde bañarse o practicar deportes náuticos y unas cuevas que son la joya de la corona. Atravesaremos el puente de hierro para ir acercándonos a Ortigosa y disfrutar de la panorámica. En el barrio de San Martín todo son cuestas, enlosados de piedras y pasadizos que nos acercan hasta el puente de hormigón que cruza el barranco sobre el río. Uno de los pueblos más bonitos de La Rioja, en un bello entorno natural de bosques y peñascos.

 

Parque Natural Sierra de Cebollera

En este bello parque natural predominan los extensos bosques de pino silvestre, haya y roble, pero también hay especies algo más singulares, como abedules, pinos negros y acebedos. Se encuentra a unos 50 km de Logroño, en el alto valle del río Iregua y con picos entre los 1.700 y 2.100 msnm. Cascadas, lagos, riachuelos, bosques y una fauna entre la que destaca la perdiz pardilla ibérica, las rapaces forestales, nutrias, corzos, ciervos y jabalíes. Sin duda, se trata de uno de los parajes naturales más bellos que visitar en La Rioja.

 

La Rioja Baja (La Rioja una escapada perfecta)

Saltamos hasta La Rioja Baja. Una zona que, en multitud de ocasiones, queda eclipsada por los pueblos, montañas y viñedos de La Rioja Alta. Nada más lejos de la realidad. Como váis a comprobar a continuación no tiene nada que envidiarle. Y una buena manera de comenzar es con uno de sus principales reclamos turísticos, el bellísimo pueblo de Arnedillo, un imprescindible que ver en La Rioja.

 

Arnedillo

Si tu cuerpo viajero necesita un poco de descanso y cuidados, Arnedillo es tu lugar que visitar en La Rioja. Con una población que ha disminuido hasta los 500 habitantes, es el centro de aguas termales más importante de la región. Las aguas del balneario de Arnedillo tienen la fama de poseer propiedades curativas. Cuando te hayas recuperado, puedes visitar lugares como las ruinas de un castillo del siglo XI, la ermita de San Miguel y la de Nuestra Señora de Peñalba. Tampoco dejes de disfrutar de su sabrosa gastronomía.

 

Calahorra

Diferentes culturas han dejado su impronta dentro del centro histórico de Calahorra durante dos milenios. Un extenso intrincado de callejuelas peatonales cuajadas de monumentos y lugares de interés, como la Catedral, el Palacio Episcopal, y numerosas iglesias y monasterios. Además, Calahorra presume de contar con importantes restos del Imperio Romano y de tener la mejor huerta de toda España. Lo podrás comprobar en el interior de dos museos súper interesantes, el Museo de la Verdura y el Museo de la Romanización. Y ya si haces coincidir tu visita con las Jornadas Gastronómicas de la Verdura (última semana de abril), lo vas a bordar.

 

Alfaro

No tiene la carga monumental e histórica de Calahorra ni un casco viejo tan atractivo por el que dejarse llevar, pero Alfaro consigue atraer cada año miles de visitantes. O mejor dicho, lo han conseguido sus vecinas más ilustres. Una gran colonia de cigüeñas blancas, la mayor colonia urbana de cigüeñas de esta especie de todo el mundo. La imagen de los tejados, cornisas y pináculos de la Colegiata de San Miguel y otros edificios del centro histórico repletos hasta los topes de nidos y cigüeñas es increíble. Eso sí, debes tener en cuenta que se trata de un ave migratoria. Cada año, regresan a Alfaro más de 200 parejas entre los meses de diciembre y agosto.

Nuestro Hotel recomendado en Calahorra

Hotel Zenit Calahorra 3***

 

La Ruta de los Dinosaurios (La Rioja una escapada perfecta)

 

Enciso

Un poco más al sur de Arnedillo se encuentra el pequeño y bonito pueblo de Enciso, que es el centro de la actividad jurásica en esta zona. El Barranco Perdido , es un parque temático de dinosaurios que contiene un museo con esqueletos completos de dinosaurios, varios marcos de escalada, toboganes, tirolina y una piscina al aire libre. Sin embargo, lo más destacado de una visita a Enciso es la oportunidad de ver algunas huellas de dinosaurios de la vida real diseminadas por antiguas marismas (ahora laderas de rocas) en el campo circundante. Las huellas más cercanas se pueden encontrar a solo un kilómetro al este de El Barranco Perdido y el pueblo: busca el aterrador T-Rex y el diplodocus dippy en la ladera y estarás en el lugar correcto.

 

Quizás también te interese

¡Suscribete a nuestro blog y sigue al día las últimas novedades!

Acepta la política de privacidad, más detalles aquí.