Las 16 comidas españolas más raras, para muchos repulsivas

En las 16 comidas españolas más raras, nos referiremos a aquellos platos que producen más rechazo en la mayoría de las personas.

Hay alimentos cuyas recetas ancestrales, se siguen cocinando en España. Para los más mayores, no serán tan raro la ingesta de vísceras (sesos, testículos, lengua, etc.), por ejemplo, pero quizás por su altísimo contenido en colesterol, o porque fueron alimentos baratos en épocas de escasez, cada día están en mayor desuso.

Lo cierto es que muchas de estos platos (qué para algunos están deliciosos), para la mayoría son repugnantes…

Muchos de vosotros diréis: ¡No saben lo que pierden!, pero aquí reflejaremos lo que dicen todas las quinielas sobre platos raros, asquerosos, vomitivos, repugnantes, tanto por parte de españoles, como por los extranjeros. Con nuestro mayor respeto a todos los amantes de estos platos.

Pero ¡ojo!, no somos los únicos del mundo con platos raros, como la Tarántula frita, Camboya, el Casu Marzu es un queso de leche de oveja infestado de gusanos vivos, típico de Italia, jugo de ojo de oveja, Mongolia, Feto desarrollado de pato (balut), Filipinas, o el Lagarto seco, Hong Kong…

isidrosesma.blogspot.com

1.- Cabeza de cordero asada. (Las 16 comidas españolas más raras)

Los cráneos de los corderos jóvenes, son partidos por la mitad y asados al horno con perejil, ajo, vinagre y vino blanco. Se come todo desde la piel, los sesos, cerebro, la lengua e incluso los ojos, los dientes no 😉. Típico de Castilla León, La Rioja, La Ribera de Navarra.

paladardecasa.com

2.- Sangre encebollada. (Las 16 comidas españolas más raras)

Receta a base de sangre de pollo, cuajada en taquitos y cebolla. La sangre encebollada es uno de los grandes clásicos de la casquería de todos los tiempos. Este plato es tradicional en Andalucía y lo preparaban siempre las abuelas.

3.- Lamprea (pez vampiro) cocinada en su propia sangre.

Es un pez primitivo, se fija a presas vivas, y se alimenta de su sangre (de aquí lo de pez vampiro) y de su carne. Vive en el mar, pero se reproduce en los ríos. La Lamprea cocinada en su propia sangre es un plato típico Galicia, más concretamente de Pontevedra y del municipio de Arbo. La receta tradicional es a la bordelesa, en la que el pez se cuece en un adobo hecho a base de su propia sangre. Plato apreciadísimo por los sibaritas.

4.- Madejas, zarajos o patorrillo de cordero. (Las 16 comidas españolas más raras)

Las madejas son un aperitivo muy tradicional de Aragón. Son muy similares a los zarajos de Cuenca o el patorrillo de La Rioja y Navarra. Se elaboran con las tripas e intestinos de cordero. Se corta el estómago en trozos y se enrolla el intestino delgado sobre los trozos cortados anteriormente. Se realizan fritas, al horno o en salsa.

5.- Crestas de gallo. (Las 16 comidas españolas más raras)

Las crestas de la cabeza de los gallos son uno de los productos más típicos de la gastronomía de Zamora y Cuenca. De textura gelatinosas (parecido a las setas), se guisan con verduras, especias y pimentón. Es un plato que se come también en Francia (Coq au vin), o en Italia (Leonardo Da Vinci escribió sobre ellas)

6.- Lengua de vaca (Las 16 comidas españolas más raras)

Normalmente se propone guisada y en trocitos (que impresiona menos). Si no es un plato muy extendido, es más por la repugnancia de su forma y su función, que por el sabor y textura.

7.- Sesos de cordero (Las 16 comidas españolas más raras)

Hay muchas formas de prepararlos, cocidos, fritos, rebozados, buñuelos (típica en el País Vasco). Antiguamente se les daba mucho a los niños por su valor nutricional muy alto, ya que además de un alto contenido en proteínas, aporta vitaminas A y B, hierro, calcio, sales minerales y potasio, es decir, una inyección contra la anemia. Pero tienen un alto índice de grasa, y, por tanto, demasiado colesterol para dárselo a los niños y menos a los adultos.

8.- Gallinejas y entresijos. (Las 16 comidas españolas más raras)

Son un producto de casquería, el intestino delgado del cordero lechal y el mesenterio. Es un plato típico de Madrid (sobre todo en San Isidro). Se preparan fritas en su propia grasa, servidas con patatas fritas, también en bocadillo.

9.- Criadillas. (Las 16 comidas españolas más raras)

Es el nombre que reciben los platos, preparados con los testículos de cualquier animal de matadero. Se les han atribuido propiedades curativas, normalmente para combatir la impotencia, pero hay muchas dudas sobre esto, el rey Fernando el Católico, que a sus 53 años se casó con una joven de 18 años, en segundas nupcias. Para mejorar su salud sexual era un gran aficionado a consumir testículos de toro.

10.- Cachucha, cachola o cacheira de cerdo

La cabeza de cerdo, muy típica en días de carnaval, puede prepararse, una vez desalada, asada al horno o cocida. Típica por excelencia en Galicia, aunque también en Asturias donde la denominan calamona.

11.- Caracoles. (Las 16 comidas españolas más raras)

Son muy consumidos en Francia, Italia y España. En España se consumen en casi toda su geografía, aunque especialmente en Catalunya (caracoles a la llauna es un plato típico de las Terres de Lleida). Hay recetas para todos los gustos. Los caracoles pueden producir enfermedades si no están bien cocidos.

12.- Ancas de rana. (Las 16 comidas españolas más raras)

Consumidas en multitud se países, Francia, España, China, México, Portugal… En España es un plato típico de Aranjuez (Madrid y La Bañeza (León). Se preparan preferentemente, al ajillo o a la romana.

Imer.mx

13.- Patas de gallina (garras). (Las 16 comidas españolas más raras)

La mayoría de la carne comestible de las patas consiste en piel y tendones. Tiene también muchos huesos pequeños que dificulta su consumo. Se consumen principalmente en las cocinas de diferentes países: mexicana, china, jamaicana, sudafricana, peruana y filipina. En España concretamente en: Extremadura, Madrid, Murcia, Comunidad Valenciana, La Mancha, Castilla y León o Canarias. Elaboradas en salsa, sopas o guisadas.

14.- Callos. (Las 16 comidas españolas más raras)

Guiso procedente de los estómagos de diversos animales de granja. Usándose preferentemente el estómago de ternera. En España hay diferentes preparaciones, la más conocida son los callos a la madrileña, pero también a la gallega, cordobesa, asturiana, etc. Se elaboran con especies como el pimentón y comino y según las variantes con garbanzos, chorizo, etc.

Imagen Wikipedia

15.- Manteca colorá. (Las 16 comidas españolas más raras)

Básicamente grasa (manteca) de cerdo, proveniente de la barriga y pimentón. Se come untada en rebanadas de pan. El olor como el sabor es muy intenso. Plato típico andaluz, aunque también en Extremadura. Alto nivel de grasas saturadas y calorías.

16.- Filloas de sangre. (Las 16 comidas españolas más raras)

Este plato procedente de Galicia, está compuesto por las clásicas tortitas (crepes), a las que se les añade sangre de cerdo. Se prepara en los meses de otoño e invierno siendo un plato muy típico en carnaval, y se hacen en estos meses ya que es la época de la matanza, y hay mucha sangre fresca disponible.

Quizás también te interese

¡Suscribete a nuestro blog y sigue al día las últimas novedades!